Blogia
Fundacteon21

LA NARANJA MECÁNICA

Me parece que el tema que estamos tratando exigía una revisitación de la clásica película de Kubrick. He tenido la suerte, además, que en la edición que he comprado hay unos extras muy jugosos que tratan de la recepción y de las discusiones que provocó y provoca el film.

Como sabéis la película trata de la violencia juvenil, narrada en primera persona por un joven entusiasta, Alex, e inscrita muy hábilmente en el contexto social y moral de la sociedad actual - aunque se trate de una fábula de tonos vagamente futuristas. Al ser un film muy conocido obvio aquí el resumen de la trama y otras informaciones básicas, fácilmente encontrables en Internet.

Todo el comienzo es una descripción de las andanzas violentas del protagonista y sus "drugos" -amigos, en el argot del grupo- que, de manera casi geométrica, se confrontan primero a otra banda, luego a una pareja intelectual -la famosa escena en la que Malcom McDowell canta "Singing in the rain" en medio de una orgía de violencia- y finalmente a una experta en yoga. La violencia va en crescendo en cada episodio -pelea, violación y paliza de los intelectuales, asesinato de la yogini-. El propósito irónico de Burgess y Kubrick es evidente, puesto que en los últimos dos episodios confronta el puro placer de la violencia de los "drugos" con una víctimas que en principio serían las más predispuestas a entenderlos -como caso social, como problema personal-: los intelectuales "progresistas" y la yogini pacifista.

La parte descriptiva de la película está completada por los padres del protagonista, que han perdido toda autoridad y son incapaces de obligarle a ir a la escuela, y por un agresivo "mediador social" que sólo espera la vuelta del protagonista a la cárcel. Todo ello ambientado en un entorno consumista.

La película plantea de entrada la violencia como un placer (¿una pulsión?) que en un contexto permisivo y consumista cortocircuita todos los comportamientos y los dispositivos sociales destinados a reducirla y "comprenderla".

Después del asesinato de la yogini el protagonista es capturado, enviado a prisión y voluntariamente "curado" de sus pulsiones por un programa médico de condicionamiento comportamental. Cada vez que tiene un impulso violento le entra una terrible náusea. Su cura no cura sin embargo el rencor de sus víctimas, si bien que nuestro protagonista es inducido al suicidio por el intelectual que agredió.

El estado, en la figura del Ministro de Interior, tiene un papel importante en toda la parte de la cura, del encuentro con su familia y con las víctimas y en el final. Y en la óptica irónica de los autores, no sale muy bien parado. Las razones de promover la cura "behaviourista" no son morales sino funcionales: las cárceles están llenas, la inseguridad se extiende. A la objeción del cura de la cárcel que un condicionamiento no es una elección moral el ministro contesta "¡Pero funciona!". Por otra parte el intelectual piensa utilizar el suicidio de su agresor para una campaña política. Finalmente el Ministro ofrece protección y trabajo a Alex que se ha salvado milagrosamente del suicidio -con independencia del hecho de que éste ha recobrado todos sus instintos violentos- para evitar que el caso le salpique y le haga perder las elecciones.

La entrada en escena del Ministro del Interior, pone el protagonista en su sitio: el del "pringao", con el que hacen experimentos y al que al final ofrecen una pensión. También cambia por completo el sentido de la violencia: si al comienzo era una "pulsión" del protagonista, a partir de su encarcelación se vuelve un "instrumento" del estado, cuya represión o tolerancia se justifica por los beneficios políticos. En esta segunda parte se podría aplicar de manera muy pertinente el análisis de Hannah Arendt, que en su "On Violence" insiste en diferenciar violencia y poder, dando a la primera un carácter meramente instrumental y al segundo un carácter de "actuación concertada". Incluso, para seguir con su propuesta terminológica, se podría considerar que el protagonista posee una "potencia" que le permite realizar sus hazañas y secretamente nos seduce, en un mundo donde no hay ninguna "autoridad" -la presentación sarcástica de la familia, el cura, el ministro, el jefe de los carceleros y el mediador social, deja muy claro este rasgo. Sin embargo Kubrick plantea la película desde el punto de vista del individuo violento tocando un tema que Hannah Arendt se niega a considerar, a saber el "placer" de la violencia.

La película es claramente pesimista puesto que acaba con el "quantum" de violencia restablecido y absorbido como tal por un sistema del que hemos ido apreciando toda la hipocresía.

En los extras del DVD hay un documental sobre la recepción de la película donde se explica que ningún político ha querido dar su opinión: Jack Straw, exministro del interior de Toni Blair ha declinado la oferta y Ann Widdecombe exministra de interior con Margaret Thatcher ha aceptado con la condición de no ver el film... demostrando hasta que punto es actual "La naranja mecánica".

Diría que "La naranja mecánica" indica con claridad el punto a partir del cual hay que pensar la cuestión de la violencia: más allá de toda hipocresía y de todo "angelismo", en toda su crudeza y dificultad, allí donde Kubrick nos invita a una irónica intimidad con su violento protagonista.

Claudio Zulian

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

cheap tiffany co jewelry -

And with my laughter all things will be reduced to their proper size. I will laugh at my failures and they will vanish in clouds of new dreams; I will laugh at my successes and they will shrink to their true value. I will laugh at evil and it will die untasted; I will laugh at goodness and it will thrive and abound. Each day will be triumphant only when my smiles bring forth smiles from others and this l do in selfishness, for those on whom l flown are those who purchase not my goods. cheap tiffany co jewelry
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres